RADIO CREACIONES (SEÑAL 1)

Diputado Becker: “Esta ley permitirá revertir el actual escenario de impunidad en torno a este delito”





















Luego de participar el día de ayer en la promulgación de la ley que mejora la fiscalización en torno al robo de animales, el diputado de Renovación Nacional Germán Becker, señaló su satisfacción por la ágil tramitación del proyecto. “Estamos muy contentos con la pronta promulgación de esta ley que nos permitirá combatir con mayor velocidad la cadena comercial ilícita que se desarrolla en torno al robo de animales y revertir el actual escenario de impunidad en torno a este delito”.


Tras esto, el diputado Becker, explicó los alcances de la iniciativa. “Esta ley, otorga más y mejores facultades fiscalizadoras al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), con el fin de fortalecer su rol preventivo en torno al robo de animales, como por ejemplo, realizar mejores controles en el transporte de los animales y endurecer las sanciones pecuniarias a quienes sean sorprendidos con animales robados. Esto, además de la clausura de los establecimientos que a sabiendas procesen, reciban o comercialicen animales objeto de abigeato”.

“Otro punto importante, agregó el parlamentario, es el cambio de la Guía de Libre Tránsito, -documento que permite realizar el transporte de ganado- por el Formulario de Movimiento Animal, y que busca optimizar el seguimiento del ganado. Así, el SAG estará en condiciones de fiscalizar que todos quienes posean animales, ya sea en ferias, mataderos o medios de transporte, lo hagan en forma legal”.

Finalmente el diputado RN señaló que “durante la última década las denuncias por abigeato en Chile casi se triplicaron. Según registros de Carabineros de Chile, en nuestro país se roban casi 14 mil cabezas de ganado al año y, en promedio, sólo se logra detener a poco más de 500 personas, de las cuales sólo un 3% recibe una condena definitiva…No tengo duda de que esta nueva ley será una importante herramienta que permitirá disminuir la ocurrencia de estos delitos”, concluyó.
.
.
.
.
.